Los terrenos donde se encontraba el convento de Santa Clara fue el lugar elegido en el año 1876 para construir un nuevo teatro que hiciera de Oviedo un marco idóneo para las representaciones operísticas y teatrales.

Leopoldo Alas Clarín propone el nombre del poeta Ramón de Campoamor para el teatro. El espacio fue abierto al público en 1892 con la representación de Los Hugonotes. A lo largo de la historia sufrirá diversas modificaciones. En 1916 se amplía el aforo del teatro y se reestructura el interior. En la revolución de 1934 y la posterior Guerra Civil, el teatro queda reducido a escombros, tan solo queda en pie parte de la fachada principal.

Terminada la guerra se inicia la reconstrucción y vuelve a abrir sus puertas en septiembre de 1948 con la representación de la ópera Manon.

Roberto Sanchéz Ramos

“Siento una gran responsabilidad pública teniendo en cuenta la importancia histórica y cultural del Teatro Campoamor.”

Cosme Marina

“El teatro Campoamor, sin duda, es mi teatro de referencia. En una capital de provincias de tamaño medio, el Campoamor ha presentado y presenta espectáculos de nivel nacional”

Javier Menéndez

“No tengo nada claro que las cuestiones económicas nos conviertan en mejores personas, por no hablar de personas más cultas, pero estoy seguro de que la cultura sí nos convierte en individuos más ricos.”

Teresa Sanjurjo

DIRECTORA DE LA FUNDACIÓN PRINCESA DE ASTURIAS: “La música es una herramienta para el entendimiento”